Descubrí los ejercicios de Kegel y disfruta mucho más!

Me gusta cuando los lectores del blog me proponen temas, cómo en este caso, porque este espacio lo construimos entre todos, y el fin es despojarnos de prejuicios y tabúes, y lo estamos logrando!

Vamos a descubrir los ejercicios de Kegel, Que son, para que sirven y lo que es más importante, como se hacen!

Los ejercicios de Kegel o ejercicios de contracción del músculo pubocoxígeo son ejercicios de contracción y relajación de la musculatura pélvica, pensados para fortalecer dichos músculos.

Reciben este nombre por el Doctor Arnold Kegel, quien desarrollo estos ejercicios en la década de 1940 como método para control de la incontinencia urinaria

Cualquier persona puede aprender, usar, y hacer los ejercicios de Kegel, y los resultados son siempre beneficiosos con algo de tiempo y esfuerzo. Siempre recuerda que es importante intentar divertirte mientras realizas estos ejercicios. Ajústalos a tus horarios.

Lo bueno de todo esto es que los ejercicios de Kegel pueden practicarse en cualquier lugar y momento mientras te encuentres sentada.

Dado que nunca sudarás una gota ni vas a cansarte de hacerlos, puedes ejercitar incluso durante una reunión de negocios, mientras miras TV o estas en la Pc. Intenta encontrar un tiempo y un lugar que te sea conveniente, ya que te resultará más sencillo comprometerte con el ejercicio si lo haces parte de tu rutina diaria.

Estos ejercicios tienen un uso terapéutico y otro sexual.

Uso terapéutico: que consiste en el tratamiento y prevención de la incontinencia urinaria o también para facilitar el parto.

Uso sexual: En el campo sexual son los ejercicios que hay que practicar para obtener buenos resultados a la hora de conseguir mayor placer sexual.

Beneficios de los ejercicios de Kegel

· Mayor facilidad para llegar al clímax.
· Orgasmos más intensos.
· Sensibilidad incrementada en la vagina, mejorando la sensación de satisfacción sexual.
· Menos riesgos de incontinencia.
· Alumbramientos más fáciles y recuperación más veloz de los músculos vaginales luego del parto.
· Mejor sexo para tu pareja sexual al ejercer mayor presión sobre el pene.

Comenzando con los ejercicios

La técnica de los ejercicios Kegel consiste en contraer la vagina para posteriormente relajarla; esto se logra si al orinar, puedes cortar la salida de la orina por unos segundos. Al contraer la uretra, también se contrae la vagina y entonces es la forma en que te das cuenta que estás llevando a cabo correctamente los ejercicios Kegel. Ya que has logrado controlar los ejercicios, puedes realizarlos en cualquier parte y se recomienda por lo menos hacerlos unas 20 veces al día.

¿Cómo se realiza esta “gimnasia vaginal”?

Primero contrae los músculos de la vagina por unos tres segundos para luego relajarla. Repite este proceso unas diez veces. Luego, incrementas la velocidad, contrayendo y relajando por unas 20 veces. Trata de imaginar que sostienes algo con tu vagina y mantén esa posición durante tres segundos y luego relaja. Repite esto último unas diez veces.

¿Cómo saber si has aprendido a controlar tus músculos vaginales?

Después de unos días de “entrenamiento”, coloca uno o dos dedos entre los músculos de la vagina y realiza una contracción voluntaria. Si la vagina se estrecha y presiona sobre los dedos, quiere decir que has logrado controlar los músculos.

Hay juguetes sexuales como las bolas chinas que ayudan en la realización de estos ejercicios y en la tonificación de los músculos pubocoxígeos.

¿Qué opinas de los ejercicios de Kegel? ¿Ya los estas practicando?

Fuente: Sexualidad.es
nosotros2

3 comentarios:

((JaN!s...*))

Son bastante buenos... en los cursos prenatales los tenemos que realizar para facilitar el parto, y mas qeu nada que no se desgarre la vagina cuando tienes parto natural.

Muñeca-chan ♥

Muchas gracias por el tema. Excelente blog =)

Vanesa

JaN!s Gracias por tu comentario, muy buen dato! saludos!

Muñeca-chan Gracias a vos por leer el blog y participar! saludos

Publicar un comentario

Queremos conocer tu opinión ,tu experiencia o lo que nos quieras contar, te leemos!