Ejercicios de Kegel


Hoy vamos a compartir otro artículo cedido por la tienda erótica Desexo, que habla sobre los ejercicios de Kegel, si bien en otra oportunidad ya hemos hablado del tema , ahora con otro enfoque, los invito a leerlo.

Ejercicios de Kegel

Todas hemos visto en televisión esos almibarados anuncios en los que una mujer madura pero bien conservada nos explica que ya no teme sus pérdidas de orina porque ahora tiene compresas perfumadas. Yo me pregunto, ¿no sería mucho mejor evitar las pérdidas de orina que camuflarlas? Esto nos lleva a la siguiente pregunta lógica: ¿se pueden prevenir las pérdidas de orina? Queridas amigas, la respuesta es SI.


Estos escapes suelen producirse por una relajación de los músculos genitales (pubocoxígeos). El doctor Arnold Kegel investigó a fondo este problema y encontró una solución no quirúrgica: "si un músculo pierde firmeza, lo mejor es entrenarlo". Así, publicó su teoría en base a una serie de ejercicios en 1948, con el fin de ayudar a las mujeres a prevenir la relajación de los músculos pélvicos y, por tanto, sus problemas derivados. Nacieron así los tan conocidos Ejercicios de Kegel.
Los hay de varias intensidades, partiendo de movimientos voluntarios de los músculos de la vagina (intenta cortar la micción cuando estás en el baño o, tumbada en cama, contraerlos y relajarlos en intervalos de 20 segundos repetidamente), hasta llegar a los más complicados, utilizando para ello diferentes artículos, como las bolas chinas.

Estas, de las que ya os hablamos en anteriores artículos, son el utensilio perfecto para acompañarnos en la realización de los ejercicios. ¿Por qué? Pues porque sus movimientos internos provocan una leve vibración que hace que el músculo vaginal se contraiga para sujetar lo que hay en el interior de la vagina. Es simple: ¡aprieta para que no se caigan!
De todas formas, esto es como ir al gimnasio, por lo que requiere cierta disciplina. Lo ideal, según los expertos ginecólogos, es entrenar este músculo una media hora diaria y en el momento del día que queramos, porque al ser un músculo interno, las contracciones no son visibles desde el exterior, solo nosotras las percibimos.

Además de las pérdidas de orina, este entrenamiento ayuda a recuperar el tono del músculo después del parto y, al fortalecerlo, intensifica también las relaciones sexuales, y por tanto, el orgasmo. Piensa que una vagina entrenada podrá contraerse durante las relaciones, aumentando así el roce durante la penetración y maxificando las sensaciones y el placer.

También los hombres tienen este músculo. En su caso, los ejercicios de Kegel les ayudarán a controlar la eyaculación y a combatir su precocidad. Así que seas hombre, mujer, joven o maduro, entrenar el músculo pubocoxígeo es muy beneficioso.

Si tienes más dudas sobre los ejercicios de Kegel o el uso de las bolas chinas no dudes en comentárnoslo, estaremos encantados de responder a cualquier pregunta que se te pase por la cabeza.

Nos vemos la semana que viene. Un saludo, E.
Fotografía cortesía de Denis Vodnikov en Flickr

Fuente: Desexoconsensito blog


Con la ayuda de este articulo seguimos descubriendo mas beneficios sobre los ejercicios de Kegel, comparti tu experiencia, dale animate a mas!

2 comentarios:

Irene

Muy bien!!! Ya estamos hartas de los anuncios de compresas para "maduritas" xD

Vanesa

Hola Irene! me alegra que te haya gustado el post.

Besos!

Publicar un comentario

Queremos conocer tu opinión ,tu experiencia o lo que nos quieras contar, te leemos!